ya son treinta y uno

miércoles, noviembre 15, 2006

LA CONEJITA INAUGURA

Ay bueno, ¿ya estuvo no?. Vámonos organizando:

Visto que los 31 nos pasaron encima.. y ya casi vamos por la mitad de los 32, nos pondremos a bloggear como se debe.

Como se habrán dado cuenta, en estos meses me convertí en un personaje de mí misma. Pues para seguirle con esto, me mudé de casa: La Conejita de Indias. Pues venga, porque clickeenle ahí que está la "nueva" Jo con sus 32 y las experiencias que se acumulen. Un gusto estar de vuelta.

Ah! y sí. Tal y como habíamos dicho, este blog lo dejamos tal y como debió haber sido, con sus 31 acabaditos y sin decir más.

Requiem por un sueño.

la que escribe Bridget Jo :: 01:27 :: 11 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------

jueves, agosto 17, 2006

SE ACABO

Y si, llegaron los treinta y dos.. y una así, tan campante.

Llegaron con todo y la fiesta que, por cierto, se puso rebuena aunque algunos no hayan llegado (ahí les puse las fotos pa' que vean de lo que se perdieron). Dejando atrás un montón de amoríos viejos y con la puerta abierta pa' los que siguen y que se acumulen.

Manolo, mi amante acuático y yo, le seguimos en la aventura de vivir, así, como nos van cayendo los días. Pero siento decir, que la aventura bloggera terminó. O por lo menos, ésta.

Tras varios días de silencio, de mirar el teclado sin mover un dedo, lo decidí. Cumplí conmigo, con mis ganas de exponerme, de reinventarme a cada post, de traducirme en letras, de conocer nuevos amigos, muchos mucho más profundos que otros que dicen conocerme.

De las palabras, de esas sí, no me alejo. Seguiré por ahí, comentando en los espacios de los viejos bloggeros conocidos, quizá inventandome una nueva forma de comunicar. Por ahora convertida en una Conejita de Indias, contanto cada mes en la revista (sí, esa la Chilango que todos conocen) una nueva aventura extrema cuanto mis amoríos y empiernamientos varios.

A todos, gracias. Por haberme leído, opinado, aguantado, echado porras y sorprendido en más de una ocasión. Ahora voy por los treinta y dos. Bienvengan los que se quedan en mi vida y un sentido adiós a quién decida salir de ella.

Besos todos, tantos. Jossette.
(jossetter@hotmail.com)

la que escribe Bridget Jo :: 22:08 :: 25 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------

domingo, julio 30, 2006

CRÓNICA DE UNA FIESTA ANUNCIADA

Si si ha pasado el tiempo pero había que tomarse unos días para recapitular.

EL PRE FESTEJO
Desde el martes y hasta el viernes fueron tiempos de festejos.
Para empezar, salí con El Chico Bilingue. No sé cómo ni cuándo pero los primeros minutos de mis 32 fueron en su compañía. Y ahi les voy con las nuevas incógnitas.
Cena a gusto, mucha mucha plática, un helado caminando por la Condesa, intimidades reveladas, varios vasos de vino y rematamos sacandole brillo a la pista del Pata Negra. Y si. Al llegar a casa la historia de siempre. El nervio, la situación. Al despedirnos el típico beso, esta vez no sólo cerca de los labios, si no directamente en ellos. Un beso asustado diría yo. Cautelosos. Y eso que una que es de beso fácil, pero no se que me pasó. Me separé y dije:
-"tengo que dormir, mañana empiezo temprano"
Baje del auto y sin mirar atrás entré rapdiamente en casa. ¿Acaso no me gusta? ¿me da miedo? ¿estamos jugando al gato y al ratón? Lo juro, esta vez no lo sé.

Ya para el miércoles nos pusimos de "Hoy no me puedo Levantar" y pizzas de nutella con toda la familia. Un verdadero acto de fe, digo yo. ¿A alguien se le ocurre mejor manera de festejar los treinta y tantos que con el musical de Mecano? Es obvio que me conocen desde siempre y saben bien que crecí, viví y disfruté de los excesos ochenteros con la música del grupito español.

El jueves, dormi casi 13 horas seguiditas y ya para el viernes, después de darle al shoppin' cumpleañero con Islerodemiura llegó la hora de producirse para el buen dancin'.


LA FIESTA

La cita era a las 9.30 por eso de las dificultades para entrar a La Perla de mis Grandes Éxitos. Y hubo quién no me creyó.
Tres horas antes empecé la dificil selección. ¿Qué se pone una para festejar los 32 sin ser excesiva pero siempre linda, casual y cómoda a la vez? Ja. Los cambios fueron excesivos. Tanto que la mismísima Diseñadora se volvía loca al tratar de decirme cuáles de los dos jeans casi idénticos se me veían mejor. Después de 327 cambios de ropa en cadena, La Mejor Amiga llegó por nosotras. Sólo así pude salir del vestidor y ni tan convencida de la elección.

Al llegar al lugar ya había varios. ¡Muchos más de los que yo esperaba! De un lado al otro del local habían llenado las mesitas.

Estaban por ahí El Chico Grande recibiendo a los invitados como el buen anfitrión que siempre se ha distinguido. Con él estaba su respectivo Nuevo Date, extranjerísimo, simpático y mal bailador como el origen amerita. En la misma mesa El Roomie y Novio Desconocido.

De las primeras en llegar fue La Señorita Su de Su a la cual vi con verdadero gusto después de tanto tiempo. Su abrazo, se sintió, deveras de adeveras.
También estuvo ahí Maquillista Patinador dando lecciones de chachacha, cumbia y hasta zapateado con su Respectivo Marido.
En otra mesa estaba La Niña May Corte de Pelo Exótico y Marido Portadeable como siempre presentes en los grandes eventos desde hace muchos muchos más de diez años, también llegó inesperadamente El Buen Ariel de Antaño con los kilos de más que da el amor, en la misma mesa estaba La Mejor Amiga, liberadísima, bailadora y contenta, tanto que terminó ligoneandose al Mejor Amigo de una Amiga. Ahí tambien estaba El Primo de No Malos Bigotes que lo único que no tiene en perfecta forma es la edad y La Noviecilla Cuasiadolescente.

Con ellos estaba La Niña del Web que así de buenas a primeras me detuvo y dijo seis palabras llegadoras, me dio un abrazo bien sentido y se puso a bailar.

Obvio no podía faltar Mi Gurú y Chiquito Venezolano con pleito matrimonial por estos dias resuelto. Y hasta El Chico Bilingue, perfectísmo, correcto y súper bien vestido en compañia de La Amiga Fiel, que será el sereno pero yo digo que por ahí hay onda. Mmmm. Para rematar, el último de la noche fue Islerodemiura de ingreso triunfal como acostumbra. Joder! Cuánta buena gente! (eso sí, y no se perdona, me faltó la banda bloggera).

En fin, la noche pasó sudorosísima al ritmo de "El Santo, El Cavernario, Blue Demon y el Bulldog" y las grandes actuaciones de "Rigo" y "Paquita la del Barrio" en su versión trans más kitsch. Y ahí en medio de la pista, también llegaron las insinuaciones de Islerodemiura al que le bastaron tres segundos para distinguir al Chico Bilingue y ponerse de lo más celoso incoherente, aún sin admitirlo ni bajo tortura. Eso sí, mientras uno me sacaba a bailar, el otro me pedía besos. Ah pero qué cosa! A una no se le pueden juntar así los galanes.. uno por uno, digo yo.

Mientras tanto, en la puerta y sin poder entrar se quedó El Chico PR que, tras largo viaje y desaparición, volvió a la jugada en pleno cumpleaños. Con él, y bien detenidos fuera de la reja, se quedaron otros cuantos que sólo pudieron mandar mensajito felicitador. Bu. Lástima! Que conste que se los dije...

Ya para las 3 de la mañana, llegaron por ahí los Viejos Conocidos de Televisa. Sólo unos minutos de abrazos y felicitaciones antes de que los pies se me cayeran a pedazos. Pero eso sí, la noche tenía que cerrar con Grandes Tacos del Califa.

EL POST REVEN
Ahí fuimos La Diseñadora, Islerodemiura y yo a comernos unos bonitos de bistec con queso acompañados de chaparrita de piña. Entre una cosa y otra surgió el gran tema de la noche: el próximo festejo cumpleañero de Islerodemiura con una fiesta de excesos excesivamente excesiva. Yo, en plan super cool, aprobé y hasta alenté el festejo.
"Ay si, ajaaaaaá" diría la buena Niña Lou de las Playas. Me bastaron dos días sin saber de él, su reaparición y el recuento detallado de las actividades para sentir el ojito remi y la garganta cerrada. Y sí. Una vez más Islerodemiura (sin reclamo ni rencor) me hizo llorar.

la que escribe Bridget Jo :: 00:33 :: 20 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------

miércoles, julio 26, 2006

FELIZ CUMPLEAÑOS A MI!

Y pues sí. Aunque uno se niegue, llegaron los 32.. y seguiremos contando...

No voy a entrar en la disertación antropológica que me indica que este blog cumplió su cometido. Se cerró la etapa. Treinta y uno, contaditos paso a paso. Ya veremos qué es lo que sigue ahora.

En tanto, les aviso que desquitaremos lo que nos faltó festejar de los 31 y la llegada de los 32, a todo lo que da. Por eso, hemos (Manolo y yo) seleccionado el lugar de los grandes éxitos: LA PERLA (para quén no lo sepa, famoso antro arrabalero ubicado en República de Cuba 45 Centro Histórico por Eje Central dos calles después de Bellas Artes, vuelta a la derecha y casi esquina con Allende. Hay estacionamiento y no aceptan tarjetas de crédito).

Ahí los espero el VIERNES 28 a las 9.30 de la noche (recuerden que la entrada se complica después de las 10).

Y ahora, lo repito... es mi cumple y me meto a la cama con 32 recién cumplidos, un osito mugroso de peluche y Manolo que me mira desde sus acuáticas profundidades. Es destino.

la que escribe Bridget Jo :: 01:15 :: 18 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------

lunes, julio 24, 2006

UN FIN DE AQUELLOS

Pues sí, este fue uno de esos fines de semana en los que una tiene que detenerse un ratito a respirar. Y aquí estamos.

El viernes tocó comida con La Mejor Amiga. Rapidita pero consistente, nos contamos todo eso que nos habíamos perdido de tanto tiempo sin vernos. Estabamos en esto y aquello cuando llamó el Señor Bajo Perfil. Una cita en el parque era lo único que nos faltaba. Y la tuvimos.
Ahí estamos los dos, camina que te camina en círculos entre arbolitos y perros sin cadena. A cada paso sentía que estaba por llegar. Algo que no sé pero que tenía que decir. Creo que fue hasta que nos sentamos en el café cuando pudo articular palabra.
-No sé... mm.. si, no... mmm... bueno, quién sabe, dijo.
Uff! Pensé. Uno más a la lista de los "estamos confundidos". Y sí, el muy confundido con su propia historia. Yo más con sus desaciertos.
¡Carajo! ¿No existe en este planeta uno que no traiga grabado el "no eres tu, soy yo" en el disco duro?
Casi milagrosamente, después de horas de darle vueltas a un asunto (que sigo sin entender cuál es el verdadero asunto), sonó el teléfono. La primera vez no contesté (la compañía lo ameritaba), al tercer, cuarto, quinto sonido supuse que era algo importante. Lo era.
El Joven Fuera de la Realidad apenas podía hablar entre sollozos.
-Estoy mal, me dijo.

Bastó oir el llanto, la voz para reconocer la situación en la que me he visto varios millones de veces: crisis de desamor, soledad y abandono.
No lo pensé dos veces, tenía que estar ahí.
Dejé al Señor Bajo Perfil con sus dudas bajo la lluvia y me encaminé hacia el profundo poniente. Mientras manejaba entre charcos me pregunté si de verdad yo era la mejor ayuda en ese momento. ¿Y qué demonios le diría yo de amores, si de amores -como bien sabemos- no entiendo un pepino?

Estuve hasta las 3 de la mañana con él. No recuerdo bien qué dije, sólo que para esas horas ya se le habían secado las lágrimas y hasta le arranque una que otra risotada con mis historias de amores fallidos y familias disfuncionales.
Creo que sirvió de algo.

El sábado el día pasó lento y tranquilo hasta que me encontré sentada en la sala de un cine para ver Camina sin Mí. ¡Qué cosa!. A los primeros diez minutos yo ya no paraba de llorar. Para cuando terminó la proyección, mis ojos eran dignos de un sapito coqueto. Me quedé en silencio, mientras prendían las luces. Y así, en silencio me fui a casa a dormir. Nada de fiesta, me quedaba mucho por pensar.

El domingo reapareció por ahí el Señor Bajo Perfil. Ningún argumento nuevo, nada como para llamar a casa. Más bien, se ve más cerca el final de una historia que no empezó, que el inicio de una historia sin fin.

Cuando creíamos que había sobrevivido a estos días, casi al filo de la media noche, volvió a sonar el teléfono. Islerodemiura no paraba de buscarme a cuánto número se le ocurria. Al contestar y sin tiempo para replicar, me reclamó la desaparición de los últimos días.
-Hay alguien por ahí, verdad?, dijo
-Mmmm, contesté.

¿Hay alguien? ¿Pero quién jodidos va a haber? Si todo especimen que se me cruza por el camino tiene historias detrás (y delante) no resueltas, si a unos les da miedo mi franqueza, si a otros les asusta mi autosuficiencia pendeja, si más bien siguen enredados en historias de nunca jamás (tal y como yo me la llevo enredada con el tal Islerodemiura). Si me basta verlos con ojos de posibilidad para que se desplieguen una serie de inconvenientes que vuelven a ponerme en mi sitio. Sí, el de treinta y uno, casi treinta y dos, y más soltera que nunca.

la que escribe Bridget Jo :: 14:46 :: 12 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------

miércoles, julio 19, 2006

TOP SECRET












Temo informarles que tengo un secretito.
Y sí.
Llegó a nuestra vida un Señor Bajo Perfil
(que resulta el mismo que el otro, pero le cambiamos el nombre por puro gusto).
Y éste, me mira bonito, me da besos chiquitos juntito a la boca, me hace sonreír sola de recordarlo y gusta de la mala música.
Pero yo, les juro, no caeré. Ja.

la que escribe Bridget Jo :: 23:51 :: 22 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------

martes, julio 18, 2006

MUJER EN GUERRA

Como eso de quedarnos a sufrir en casa nomás no se nos da, pues regresamos a La Vida Loca.

Mientras Islerodemiura llamaba continuamente, yo me preparaba para la cena con El Chico Bilingüe. La cosa pintaba tranquila: cita en El Mitote a las 9 de la noche. Pero como nos sucede desde hace varias semanas, los planes se cambian de último minuto.

Con el lugar cerrado en lunes y una lluvia torrencial, fuimos primero a su casa a que cambiara de ropa. Ahí, me llevé una gran sorpresa.
El Chico Bilingüe empezó a dar vueltas por la casa, levantando libros y papeles de la mesa. Decía cosas en uno de los dos (tres?) idiomas y seguía buscando.
"Por aquí está.. estoy seguro.. por aquí", murmuraba.
De pronto, sonrío. Sacó un librito de pastas anaranjadas: "War Reporting for Cowards" de Chris Ayres.
"Para tí", dijo.

Virgen del Purísimo Socorro! Ja. Esas son las cosas que me mueven el corazón. Letras, letras, las letras. Uff! Y sí, soy tan predecible. Pero no puedo evitar emocionarme con un libro, uno comprado para mí, uno de la guerra, traído por alguien que me ha visto tres veces, que en esas -y entre alcoholes- escuchó mis historias de corresponsal y que, del otro lado del continente, piensa en mí. ¡Carajo, qué corazoncito de pollo!

En fin, de ahí a la caminata bajo la lluvia, la cenita con un buen vino, las historias de viajes y anexas y la despedida con el correspondiente mensajito de buenas noches. Confirmo, fue una buena noche.

la que escribe Bridget Jo :: 10:23 :: 11 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------

lunes, julio 17, 2006

¿SERÁ?

La cita era a las 5.30. Conociéndo al susodicho empecé a producirme por ahí de las 6. Evidentemente pasaban de las 8 cuando llegó su primera llamada:
-"Ya casi estoy, me estoy saliendo de bañar".

El coraje y la frustración se me hicieron nudo en el estómago. Justito ahí, arribita, entre las costillas sentí la rabia por la tardanza que hacía mucho no me generaba. ¿Pero qué me podía esperar? ¿En qué momento se me ocurrió que Islerodemiura fuera el mejor acompañante para una boda? ¿En qué momento pensé que él fuera siquiera un acompañante?

En fin, unos minutos antes de las 9 apareció. Ya superproducida, con harta pluma, tacón y lentejuela, me subí al coche y le sonreí de oreja a oreja.
-"¡Hola, corazón!" le dije.
En ese momento lo decidí. No me haría perder 'la paz interior' que tanto trabajo me ha costado adquirir. No permitiría que se me moviera un pelo. A fin de cuentas, Islerodemiura llegará tarde hasta a su propio funeral.

Dos horas después, ya en medio del pachangón le sonó el celular. Había que irnos, tenía un problema de trabajo, tenía que salir de viaje en ese preciso momento a tierras muy muy lejanas. Yo no le creí. Y así, la boda tan esperada llegaba a su fin por lo menos para mí.

El domingo salvó el fin. Me esperaba una tarde de toros con El Joven Fuera de la Realidad. Bonito, suavecito y lluvioso pasó el tiempo en La Plaza. Un poco me contó de él, un poco le conté de mí.
-"No entiendo tu relación con Islerodemiura", dijo.
-"Yo tampoco", pensé.

Esta mañana sonó el teléfono. Era Islerodemiura. Mis sospechas se confirmaron.
-"Tuve un súperproblema.. bla, bla.. me dejó el avión.. bla, bla, te marqué para avisarte.. bla, bla y más bla..."
Pasados los primeros tres minutos no lo escuché más.

Sentí un profundo hastío, una nausea, un nada. Una tristeza suavecita porque no le creo, aunque lo quisiera. No importa si volaba a Rusia o a meterse a los brazos de la novia de turno. No lo sé, no voy investigar, no voy a enterarme. Ya no.

Siento un desencanto que me es familiar. Y ni siquiera sé si es por una sospecha no confirmada, por la posibilidad de una mentira o por esta terrible e infinita desconfianza que no se cura con nada.

la que escribe Bridget Jo :: 10:05 :: 12 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------

miércoles, julio 12, 2006

UNO Y OTRO

Ando feliz y radiante (aunque a algunos les duela).
Y supongo que se nota, se emana, se transpira... en los últimos días me he topado con gente maravillosa que van agregandose a los números del directorio y las actividades de la agenda. Y, vamos, que a mí me gustan todos -en el más absoluto sentido celestial-.

Uno (que luego es el mismo pero evitemos sacar conclusiones) desaparece tres días y aparece en el auto de junto, en medio del trafico, mientras yo malabareo con el volante, la brocha del rubor, la liga para el pelo empapado y el acelerador por el retraso matutino. Me mira, sonríe de lado, baja la ventanilla y grita: "¡me encantas!.. ¿quieres desayunar?"

Uno manda un sólo mensaje y, casi ególatra, concerta una cita sin preguntar.

Uno, (que luego resulta que conozco sin conocerlo) me lleva en línea y al teléfono por reflexiones que jamás hubiera imaginado, prometiendo sillones para grandes discusiones mirándonos a los ojos y cojines planitos para las platicadas sencillas.

Uno, llama de noche, casi de madrugada para platicar.

Uno, (que podría ser el de antes si no fuera porque no lo es) me toma de la cintura y baila a mi ritmo, comparte un cigarro y en dos pláticas y tres borracheras me ha dejado cuatro increíbles malos chistes.. y un buen sabor de boca.

Uno parecen dos.

Uno, (que luego hago como que no lo veo aunque por ahí está) en medio de una tertulia con sabor etílico, termina enredado a besos con una que no es la suya, enseñándome ese proceso del hombre perfecto que se baja del podio para volverse imperfecto como el que más.

Uno, se entiende de toros, toreros y de los reveses del desamor.

Uno (que luego es el otro pero sin ser el mismo) después de una noche de grandes atenciones se acerca en una despedida fugaz, bajo la lluvia y junto a mi auto, suelta un beso a media mejilla y cerquitita de la boca, casi como no queriendo. Despúes se va.

Uno (que podría ser ninguno) aparece en línea, silencioso casi fugitivo. y no habla. y no abre ventana. y no aparece. y me alivia el respiro. y me digo, después de muchos meses, bienvenida. estas liberada y contenta.

Uno, y aclaro, y otro y uno más, me cuidan, me platican, se ríen conmigo y ninguno me habla de amor.

la que escribe Bridget Jo :: 00:13 :: 13 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------

martes, julio 11, 2006

SUEÑOS GUAJIROS Y BENEDETTI

En un dia de cierre y antes de correr a dar la bienvenida a la Señora Susanita que llegó de tierras españolas, encontré a El Niño Azul, sonriente como siempre y con un mechón que le cubre los ojos. Casi sin querer empezó la plática.

Hablamos de esto sin importancia, de aquello sin trascendencia, reíamos cada vez más, él con esa sonrisa abierta y llena de chistes malos que le hacen chiquitos los ojos, yo con estas carcajadas ruidosas que no regulan el volúmen.

Y así, como quién no quiere la cosa, terminamos hablando del amor. Del Amor con mayúsculas y en abstracto. Del suyo, para allá. Del mío, sin destinatario. Lo escuché atenta mientras gesticulaba, atropellando las palabras y con un ligero desencanto. Se le ve en los ojos. Y yo por más que distraje la mirada, lo sentí profundamente como sabiendo lo que vendría aunque yo no quisiera. Y llegó: una de esas historias de siempre, donde el amor no basta por sí solo, donde la confusión abunda y las obligaciones aprietan. una de esas historias que se repiten aquí, en los que se sientan junto a mí, en los de la familia.

Carajo -pensé- ¿es que siempre es así? donde unos presionan, castran, limitan y otros padecen, engañan, escapan. ¿Ese son, de verdad, las relaciones adultas?

Al despedirme, bajo la lluvia, me quedé pensando en el Amor que hace tanto no me topo de frente. Ese de Benedetti que tanto me gustó desde chiquilla. Ese que me compré con el "si te quiero es porque sos / mi amor, mi cómplice y todo / y en la calle codo a codo / somos mucho más que dos". Ese que, pasados los años, volteo y miro y no encuentro. Ese de la táctica que es "ser franco y saber que sos franca / y que no nos vendamos simulacros / para que entre los dos / no haya telón ni abismos". Ese de la estrategia de un dia cualquiera que "no se cómo / ni con qué pretexto / por fin me necesites".

Al entrar a casa y escuchar el profundo silencio acuático de Manolo, lo supe. Ni siquiera encendí la luz. Mientras me metía a la cama, acomodándome en el centro pensé: Me niego. Si ese es el amor que me toca, no lo quiero. No tengo prisa. Ni de correr detrás de la rueda de la fortuna amorosa, ni de dormir acompañada. Si debo exigir para obtener, manipular para ganar, lo rehuso. Me quedo como estoy.

Y entiéndase que no es resignación a la madre teresa, ¡no!. Estoy convencida que por ahí anda, por ahí queda alguno -uno quizá- dispuesto a entregarse sin perderse, a hablar de amor eterno sólo para la mañana siguiente, decidido a quedarse en mi vida aunque no tenga cepillo de dientes en el baño, al que le llevo el café, de mañana y desnuda, aunque no sepamos en qué cama despertamos, uno de esos que tiene sus noches sin mí, que me da espacio y a su vez respira, que carga las llaves de mi casa pero toca la puerta al llegar, que no confunde compromiso con obligación, ni promesas con anillos.

Porque estoy segura que existe y que me dirá, como hace muchos años un día, eso de "compañera, usted sabe / que puede contar conmigo / no hasta dos ni hasta diez / sino contar conmigo".

la que escribe Bridget Jo :: 00:40 :: 14 Le entran al cuento:

Poniendole de su cosecha

---------------oOo---------------